martes, 3 de mayo de 2016

ESTE TRES DE MAYO CATÓLICOS CELEBRAN DÍA DE LA CRUZ

   
        “La Cruz de mayo nos recuerda la Cruz en la que Jesucristo entregó su vida, en la actualidad hay una gran devoción a la Cruz”, así comenzó su declaración Monseñor William Delgado, obispo de la Diócesis de Cabimas, con relación a fiesta de la Iglesia Universal.

            El “día la Cruz”, es considerado como una fiesta de religiosidad popular, y según explicó el obispo diocesano la devoción comenzó después que en las cruzadas de los primeros siglos se rescatara el madero de la Cruz en la que fue crucificado nuestro Salvador. Dichas peregrinaciones estuvieron encabezadas por Santa Elena, quien iba al frente rescatando todos los bienes de la Iglesia de los primeros siglos.
             En torno a la Cruz se ha suscitado una gran devoción – continuó diciendo-  pero en la liturgia se llama la exaltación de la Cruz.
            El obispo de la Diócesis de Cabimas, mencionó que ahora la fiesta de la Cruz es el 14 de septiembre, pero inicialmente se celebraba el tres de mayo, en muchos pueblos y parroquias de todo el mundo.
            Al concluir reiteró que esta festividad tiene como recordatorio la Cruz en la que murió Jesús, y que cambió de significado con la resurrección, ya que cambió de ser un lugar suplicio y tortura  a ser lugar de redención.


viernes, 29 de abril de 2016

COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA ANTE LA GRAVÍSIMA SITUACIÓN DEL PAÍS


   1.- Mediante un discernimiento espiritual, a la luz de la Palabra de Dios, los Obispos de Venezuela hemos orado y reflexionado acerca de la situación actual de nuestro país. Hacemos nuestras las angustias de nuestro pueblo del cual somos servidores. Nunca antes habíamos sufrido los venezolanos la extrema carencia de bienes y productos básicos para la alimentación y la salud, junto con otros males como el recrudecimiento de la delincuencia asesina e inhumana, el racionamiento inestable de la luz y el agua y la profunda corrupción en todos los niveles del Gobierno y la sociedad. La ideologización y el pragmatismo manipulador agudizan esta situación. Fruto del mencionado discernimiento son las ideas que ahora presentamos a la consideración de todos los ciudadanos de Venezuela.

2.      En más de una ocasión, Jesús el Señor, manifestó su solidaridad con las personas sufrientes y que sentían alguna necesidad. Incluso llegó a sentir compasión ante aquella multitud que le había seguido para escuchar su mensaje. Fue cuando les pidió a sus discípulos que le dieran de comer a todos. El mismo Señor manifestó su solidaridad con ellos al multiplicar los panes y dar de comer a todos hasta la saciedad. Gesto de amor y de misericordia.(cf. Mt 14,14).  Este hecho relatado por los evangelistas nos ilumina a todos nosotros miembros de la Iglesia para poder atender a quienes en nuestro país están sufriendo por las graves carencias de alimentos y medicinas, la violencia y la inseguridad. En este Año jubilar de la Misericordia, los pastores de la Iglesia en Venezuela queremos manifestar nuestra cercanía y acompañamiento a todos, y  así motivar a los creyentes discípulos de Jesús a que reafirmen con gestos concretos la solidaridad entre todos como hermanos. A pesar de lo dramático de la situación, nuestro pueblo ha vivido con gran dignidad e incluso con respuestas alternativas de solidaridad. Estas nobles actitudes constituyen signos de esperanza. ¡El pueblo nos evangeliza!. ¡Sentimos “el gusto de ser pueblo”! (Cf Francisco, La alegría del Evangelio”).

3.      Queremos alertar al pueblo!  Que no se deje manipular por quienes le ofrezcan un cambio de situación por medio de la violencia social.  Pero tampoco por quienes le exhortan a la resignación ni por quienes le obligan con amenazas al silencio. ¡No nos dejemos vencer por las tentaciones!  No caigamos  en el miedo paralizante  y la desesperanza, como si nuestro presente no tuviera futuro. La violencia, la resignación y la desesperanza son graves peligros para la democracia. Nunca debemos ser ciudadanos pasivos y conformistas, sino sujetos conscientes de nuestra propia y calamitosa realidad; sujetos pacíficos, pero activos y, en consecuencia, actuar como protagonistas de las transformaciones de nuestra  historia y nuestra cultura.  ¡El Evangelio nos reclama eficacia!

Hacemos un llamado a todos los poderes públicos, en los diversos ámbitos de sus respectivas competencias, a que escuchen  con respeto la voz del pueblo, las diversas expresiones de sus múltiples necesidades y sus justos reclamos.

4.     También queremos hacer un llamado de atención a todos los que se aprovechan de la situación de escasez y carestía por la que atravesamos los venezolanos: a los que se dedican a especular con los precios, asaltando a los ciudadanos con la práctica del llamado “bachaqueo”,  como a quienes, abusando de su autoridad, exigen pagos que no les corresponden. Tal proceder es moralmente inaceptable y hace evidente la falta de valores éticos en sus vidas. Aprovecharse de la necesidad ajena para lucrarse es un crimen y un pecado mortal a los ojos de Dios, del cual tendrán que dar cuenta en algún momento.

5.     Tanto los líderes del oficialismo como los de la oposición deben expresar su seria preocupación por todo el pueblo, sin dejarse llevar por intereses partidistas y particulares.  Es hora de demostrar que se está en una actitud de defensa del bien común y de los verdaderos intereses de cada uno de los ciudadanos de Venezuela.

6.      El momento actual conlleva algunas exigencias que hemos de asumir todos a favor del bien común. Los dirigentes políticos, sociales, empresariales, gremiales y religiosos  estamos llamados a dar testimonio tangible de responsabilidad y de  compromiso de amor a nuestra patria.

7.    El Gobierno debe favorecer todas las formas de ayuda a los ciudadanos. Es apremiante la autorización  a instituciones privadas del país, como Cáritas y otros programas de diferentes confesiones religiosas, que no nos metemos en la diatriba política, sino que servimos directamente a los más necesitados, para que podamos traer alimentos, medicinas y otros insumos necesarios, provenientes de ayudas nacionales e internacionales, y organizar redes de distribución a fin de satisfacer las urgentes necesidades de la gente.

8.    Es indispensable y justo preservar la sana convivencia. Las autoridades han de contribuir, con su discurso y sus acciones, a crear un clima de tranquilidad y paz social. Condenemos, como nos enseña Dios en el quinto mandamiento (Ex 20,13) toda forma de violencia, reñida siempre con el respeto a la vida.  Denunciemos y condenemos los horrorosos “linchamientos”, perpetrados en algunas ciudades, signo de la deshumanización en que han caído algunos ciudadanos. Todos los católicos tienen  la tarea de fortalecer la solidaridad entre los vecinos y en las comunidades. Este es su primer y principal apostolado. Quienes estén integrados en los Consejos Comunales, tienen un instrumento útil para este propósito. Escuchemos al Papa Francisco: “vivan los conflictos en modo evangélico, volviéndolos ocasión de crecimiento y reconciliación”.

9.    El respeto a la institucionalidad es un compromiso y una obligación moral irrenunciable. Los Poderes Públicos deben respetarse entre sí y articularse a favor de la nación. Lo contrario, el irrespeto y la permanente confrontación entre ellos, va en detrimento de la posibilidad real  de solucionar los problemas que nos afectan a todos. Concretamente, el Poder Ejecutivo y la Asamblea Nacional, a más de respetarse y actuar según su respectiva autonomía, reconociendo el papel que a cada uno le corresponde, están llamados a dar al pueblo ejemplo de “encuentro y diálogo” en favor de la convivencia nacional. En esta misma línea,  deben buscar, de manera conjunta, soluciones, que el pueblo reclama, a  problemas de vital importancia: la recuperación económica general del país, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la falta de electricidad y calidad de los servicios públicos, la violencia y la  inseguridad, la seguridad social de los adultos mayores, el problema de los llamados presos políticos. La Ley de amnistía es un clamor nacional e internacional y una contribución a la distensión social. Desconocer a la Asamblea Nacional es desconocer y pisotear la voluntad de la mayoría del pueblo.

10.              Todas las instancias de servicio de la Iglesia, diócesis, parroquias, institutos religiosos, asociaciones y grupos de apostolado, institutos educativos católicos, centros de reflexión, deben iluminar,  con la Palabra de Dios y la Doctrina Social de la Iglesia, la situación concreta de cada región. Desde esta perspectiva, es imperativo seguir ofreciendo la acción decidida de la Caritas Nacional, diocesana y parroquial y  las diversas acciones de la Pastoral Social. Es necesario “primerear” la caridad. Esta ha sido la lección imperecedera de la historia de la Iglesia. Todas nuestras comunidades eclesiales deben abrir un  espacio,  de modo  que se conviertan en  “casas de encuentro y diálogo” para quienes sincera y desinteresadamente buscan construir la paz. Todo esto lo sustentamos en la Palabra de Dios, la eucaristía, la oración y la caridad evangélicas.

11.              En medio de las dificultades del presente y las sombras que oscurecen  el porvenir, estamos invitados a ver y sentir el “paso” del Señor en medio de nosotros. Descubrirlo nos ayudará a actuar como “Testigos” del Resucitado y edificar en Venezuela el Reino de Dios, de justicia, amor y paz, sabiendo que “si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles” (Salmo 126) Para ello contamos con la intercesión de María de Coromoto, quien es Madre que nos acompaña y consuela y “estrella de la evangelización”.

Con nuestra afectuosa bendición episcopal.



Caracas, 27 de Abril de 2016

lunes, 25 de abril de 2016

TODO UN ÉXITO OPERATIVO MÉDICO REALIZADO EN FAIN


     Como todo un éxito fue catalogado el operativo médico asistencial,  realizado recientemente en La Fundación de Atención Integral al Niño (FAIN), en el cual se atendieron aproximadamente unos 100 pacientes.

            Según explicó el padre Rafael Caldera, director del secretariado de la Pastoral Social de la Diócesis de Cabimas, esta actividad se efectuó como un relanzamiento de la institución, la cual fue creada hace más de 20 años con la finalidad de ofrecer atención médica a los niños de las zonas populares de la Costa Oriental del Lago.
            Mencionó que de ahora en adelante se laborará en los horarios de mañana y tarde; y que contarán con las siguientes especialidades médicas: ginecología, cardiología, pediatría, dermatología, traumatología, neumología, psicología, y laboratorio.
            Agregó el presbítero, quien también es párroco de la Iglesia San José de Cabimas, que esta actividad de relanzamiento, se llevó a cabo gracias al apoyo del movimiento cursillo de Cristiandad, quienes se han puesto en disposición de sacar adelante a dicha fundación.

Es necesario

            La señora  Gregoria Nava, quien asistió a la jornada médica en calidad de paciente, al ser interrogada sobre el operativo, dijo sentirse muy satisfecha, y agregó “estas iniciativas son necesarias, pues además de beneficiar a la comunidad con sus consultas a costos tan económicos, colaboramos con una institución de la Iglesia”.

Que es FAIN?

La Fundación de Atención Integral al Niño (FAIN), también conocida como Centro Ambulatorio Monseñor “Olegario Villalobos”, adscrita a la Pastoral Social de la Diócesis de Cabimas, que presta servicios médicos a personas de todas las edades, aun cuando desde su fundación era solo para niños.
FAIN en los actuales momentos se encuentra atravesando una etapa de reestructuración y renovación de su junta directiva, sin embargo sigue prestando sus servicios de manera ininterrumpida.
Su sede se encuentra ubicada en la carretera H de Cabimas.

viernes, 26 de febrero de 2016

APEP- COL SE UNE PARA DAR GRACIAS A DIOS

Los seis centro – talleres de la Asociación de Promoción de la Educación Popular (APEP), se reunieron recientemente   con la finalidad de dar gracias a Dios por todo los beneficios que fueron recibidos el año pasado, además de celebrar el día del educador y como todo católico cumplir con lo solicitado por su Santidad el Papa Francisco, para este jubileo de la Misericordia.
            “Como cristianos que somos vinimos  a peregrinar, durante la caminata vamos a ir rezando el rosario y luego a pasar por la puerta santa para ganar las indulgencias, como lo ha dicho el Papa” agregó, así lo informó Ángel Viera, coordinador regional de APEP en la zona Occidental - Zulia,
Agregó que este día se contó con la participación del personal docente, administrativo y obrero de los seis centros  - talleres de APEP, ubicados en la Costa Oriental del Lago, pertenecientes a la Diócesis de Cabimas.
            La peregrinación tuvo como punto de partida la rectoría María Inmaculada de Cabimas, de allí partieron hasta la Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario donde Monseñor William Delgado, obispo de la Diócesis de Cabimas, presidió la eucaristía, la cual fue concelebrada por los presbíteros Jorge Pérez Duno, Julio Higuera, José Coromoto Romero y Dixon Montero.
            El obispo diocesano dedicó sus palabras al jubileo de la misericordia,  recomendando que todas las personas tenemos siempre necesidad de la misericordia del Padre.
            “Que bueno sería que en nuestros trabajos, en las aulas de clase, demos a conocer las obras de misericordia del Padre, y sobre todo que las cumplamos”.
            Al concluir la eucaristía Viera mencionó que los trabajadores de Apep, están muy agradecidos con Dios, pues ya lograron darle solución a una crisis que durante cinco años.

Como se recordará APEP es una institución educativa, sin fines de lucro, perteneciente a la Iglesia Católica y adscrita a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), cuyo fin es promover la Educación Técnica en los jóvenes y adultos.

EFECTUADO CON ÉXITO IX ENCUENTRO DE JÓVENES CON EL OBISPO EN CABIMAS

     
        Recientemente la comunidad de El Danto, del municipio Lagunillas,  fue el lugar escogido para celebrar el IX Encuentro de Jóvenes con el obispo, actividad que realiza la Diócesis de Cabimas anualmente, para conmemorar el Día de la Juventud.

         A esta novena edición asistieron más de 2500 jóvenes, provenientes de 40 parroquias e integrantes de los diferentes grupos de apostolados y pastorales diocesanas.
        la agrupación musical Kerygma fue la encargada de amenizar es actividad, la cual estuvo cargada de alegría, música y oración.
        Uno de los momentos especiales de este encuentro fue cuando hizo entrada la imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de la Diócesis de Cabimas; que fue recibida con la consiga “Una iglesia sin María no ha nacido todavía”, y seguidamente el rezo del Dios te Salve María.
            Las cuatro horas que duró el encuentro de jóvenes, fue momento propicio para que los presentes aprovecharan para recibir el sacramento de la reconciliación, en vista que se encontraba presente  buena parte del clero diocesano.
           Luego de la entrada de la Madre de Dios, en la advocación de Nuestra Señora del Rosario, se procedió a la actividad central de este encuentro que es la Hora Santa, la adoración al Santísimo Sacramento del Altar.
            Durante este tiempo la hermana Ana Luisa, una joven consagrada de tan solo 22 años de edad, narró de cómo conoció al Señor y de manera muy emotiva le dijo “Gracias Padre por haberme escogido para ti”,  por recibirme cuando todos me despreciaban; igual  hizo el presbítero  Néstor Ulloa, rector del Seminario Menor “El Buen Pastor” de Cabimas,  dio su testimonio de vocación, de su llegada al seminario y de su satisfacción por formar parte del grupo de pastores que Dios eligió para guiar su rebaño.
           
Aprendamos a perdonar

            Para culminar los jóvenes de la Diócesis de Cabimas, escucharon las palabras de su pastor y Obispo Monseñor William Delgado, quien les saludo en “Jesucristo, Gracia y Misericordia”, les recordó que nos encontramos en el año de la misericordia, decretado por su santidad el Papa Francisco.
            “Misericordia es compartir el corazón con el que sufre, es tener compasión y disposición para ayudar”, explicó.     
            El obispo repitiendo palabras del Santo Padre, usadas en su reciente visita a México, pidió a los presentes “poner ganas” y corazón a todo aquello que emprendan, a todas las actividades que realicen, que le pongan ganas y corazón a la universidad, a sus trabajos, a sus servicios pastorales, a la vida.
Monseñor William Delgado, obispo de la Diócesis de Cabimas invitó a los jóvenes a ser misericordiosos como El padre, debemos aprender a perdonar y sobre todo a pedir perdón”

Al concluir se anunció que la parroquia María auxiliadora de Bachaquero, será la sede del X Encuentro de Jóvenes con el Obispo. 
Si deseas publicar alguna información la puedes enviar al siguiente correo: magdyzara@hotmail.com